El Mar Cordobés

La Provincia de Córdoba es conocida en todo el país por sus sierras, sus lagos, sus festivales de verano.  Y la oferta turística no concluye ahí, rumbo al noreste provincial se puede llegar a la playa. Sí, Córdoba también tiene playa.

Casi 200 kilómetros separan a la capital cordobesa de Miramar de Ansenuza. Sol, arena y un espejo de agua salada resplandecen con brillo propio desde aquel rincón de la Provincia de Córdoba. La Laguna de Mar Chiquita –o Mar de Ansenuza– atrae a las visitas de diferentes puntos del país que se acercan a conocer el “mar cordobés”.

Mar de Ansenuza
El Mar de Ansenuza. Foto: Emanuel Martini Rotger

El interés del turismo por conocer el noreste de Córdoba no es novedad. En 1908 se construyó el primer alojamiento para turistas y durante los años setenta, Miramar ya estaba consolidada como una importante plaza turística a nivel nacional. Más de cien hoteles y tres kilómetros de costanera pavimentada hablaban por sí mismos del auge de esta localidad.

Fue la fuerza natural de la laguna la que boicoteó este crecimiento. A finales de la década del ‘70, el agua sepultó 36 manzanas completas, quedando 120 mil metros edificados bajo la inundación. Casi la totalidad de los establecimientos hoteleros, tres kilómetros de costanera pavimentada, la terminal de ómnibus, los criaderos de nutrias, el casino provincial, el club náutico y el esplendor de Miramar, quedaron sumergidos en la cuenca de su principal atractivo.

Una de las pocas construcciones de aquella época que se mantienen en pie, es la Capilla Museo San Antonio, la primera capilla croata de la provincia. Los restos de algunos íconos de los tiempos dorados de Miramar aún pueden verse sobre la costa de la laguna. El tanque de agua del Hotel Copacabana, una torre de la Colonia Müller y casi la totalidad del Gran Hotel Viena. Este último, convertido hoy en museo, representa un cúmulo de leyendas e historias. Su construcción, en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, trae aparejada un sinfín de misterios.

Restos de la Colonia Müller
Lo que quedó de la Colonia Müller. Foto: Emanuel Martini Rotger

Poco a poco, Miramar de Ansenuza va recuperando su interés turístico. En el año 2008, fue elegida como una de las Siete Maravillas Naturales de Córdoba. Su resurgimiento también viene aparejado a una gran inversión en infraestructura; en el año 2015 se inauguró el lujoso Ansenuza Hotel Casino & Spa.

Hoy, el turismo continúa en alza. La extensión del pueblo va en consonancia con el largo de su costanera: 2500 metros de bares y tiendas turísticas. Miramar de Ansenuza, alejada de las altas cumbres, de las sierras chicas y los valles más visitados de la provincia, ofrece un abanico de propuestas diferentes.

Gran Hotel Viena
Los restos del Hotel Viena. Foto: Emanuel Martini Rotger

El Mar de Ansenuza –diosa del agua en lengua sanavirona– es el mayor lago de Argentina y el quinto lago salino del mundo. En sus aguas se pueden practicar deportes como windsurf, wakeboard, stand up paddle, ski acuático y kayak. Para quienes les gusta explorar, un gran plan sería visitar El Mistolar. Una estancia en la que abundaban las plantaciones de mistol y que, tras las inundaciones, se convirtió en una isla dentro de la laguna. En la actualidad, se conservan los restos del casco de aquella estancia envueltos por monte nativo, donde se puede apreciar la diversidad de fauna local.

El Mirador Loma de los Indios, es un lugar fascinante para observar el andar de las aves. Caminando desde ahí, bordeando la orilla de la laguna, es común el avistaje de flamencos. En los meses invernales, es el momento donde mayor cantidad de ejemplares se acercan al agua salada de Miramar.

Playa Miramar de Ansenuza
Siempre hay tiempo para un picadito playero. Foto: Emanuel Martini Rotger

Otra forma de conocer los alrededores del “mar cordobés”, es en bicicleta. Se ofrecen diferentes circuitos para visitar algunos sectores del pueblo y sus alrededores.

El atardecer sobre este espejo de agua gigante, es un momento majestuoso para culminar un día de excursión por el noreste cordobés.

Atardecer en Ansenuza
El atardecer, uno de los momentos más interesantes en Miramar de Ansenuza. Foto: Emanuel Martini Rotger

¿Cómo Llegar? En auto, desde la Ciudad de Córdoba, por la Ruta Nacional 19 hasta la localidad de El Tío, tomar a la izquierda la Ruta Provincial 3 y continuar hasta el cruce con la Ruta Provincial 17 hasta Balnearia, donde se retoma la 3 durante diez kilómetros más hasta llegar a Miramar de Ansenuza. En colectivo, una alternativa es FonoBus.

¿Qué hacer? Ansenuza Acquatrip (3563409232) ofrece una gran variedad de deportes acuáticos en la Laguna de Ansenuza. Excursiones Michelutti (3513471679) presenta diferentes itinerarios para llevar a cabo durante la estancia en Miramar. Si lo que te interesa es navegar por el Mar de Ansenuza: Centella Tour es una gran opción. Y si lo que buscás es el cicloturismo, la gente de Pedaleando tiene algunos circuitos para mostrarte.

¿Dónde Comer? En Miramar, buen servicio gastronómico es sinónimo de Birrería Nona Emma.

¿Querés ver más fotos de Emanuel Martini Rotger?

Leandro Blanco Pighi

@viajero_intermitente

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *