Laguna Quilotoa

La Más Linda

La Laguna Quilotota, la más linda del mundo, ubicada en el corazón de los andes ecuatorianos.

El mapa indica una escala casi obligada. Zumbahua. Una pequeña población que mantiene las tradiciones de pueblos originarios en la sierra ecuatoriana. Una pequeña población de calles pedregosas y empinadas –demasiado empinadas–. En el paseo de los artesanos, asoma un delicioso puesto de comidas. La cocinera, sonríe ante el regateo. El almuerzo, completo, queda a menos de dos dólares. Sopa, seco de pollo y jugo.

Consumando la digestión, comienza la caminata hacia la Laguna Quilotoa. A 12.7 kilómetros, se esconde el objetivo. El mate no es suficiente para ahuyentar el tiritar de la banquina. Afortunadamente, la caja de una camioneta llega rápido al rescate. El viento sacude los peinados entre los campos sembrados. Papa, maíz y habas afloran a ambos lados de la pedregosa ruta.

Una maravilla natural aguarda más adelante.

Entre la tierra y las piedras aparece ella. Los ojos brillaban como aquel turquesa.

Me enamoré.

Cuando se corren las piedras es cuando se genera el impacto visual. No es nada fácil de describir. De un momento a otro, queda exhibido el talismán que se esconde en el cráter del ya inactivo volcán.

Laguna Quilotoa
La Laguna Quilotoa, una maravilla natural

La laguna Quilotoa. Formada a partir de la erupción de un volcán, se posa sobre su cráter, que aún se mantiene activo. Trescientas siete hectáreas de una belleza inimaginable. No alcanzan las palabras, las fotos ni los videos. Es necesario verla.

Una jornada inolvidable. Primero, caminar cuesta abajo hasta la playa donde se puede hacer kayak y apreciar de cerca el hermoso color del agua. El turquesa penetra por los ojos y se cuela por todos los sentidos. De los paisajes más lindos que vi. ¡Una laguna de agua cristalina en el cráter de un volcán! ¿te lo imaginás? A 4900msnm, donde reinan los cóndores y esta belleza infinita.

La perfección sí que existe, pensaba mientras ese paisaje inefable conquista mi cuerpo. Petrificado. Así me siento. Inmóvil. Intentando entender qué hace “eso” ahí.

Al cabo de un rato. De mirarla desde arriba, desde cada ángulo que el camino ofrece, los sentidos piden bajar por el volcán y acariciar la transparencia que envuelve arena y montañas.

La playa de la Laguna Quilotoa
La Playa de la Laguna Quilotoa

Quilotoa, la laguna más linda del mundo.

Ojalá la memoria no caiga jamás en la cobardía de olvidarte.

Datos Útiles: Es posible llegar desde Latacunga (78 kilómetros), Ambato (119 km) o Quito (178km) y hacer el recorrido durante el día. Así como también es buena opción hospedarse en el vecino poblado de Zumbahua, donde la noche ronda los 4-5 dólares por persona. El hotel Cóndor Matzi responde muy bien a la relación precio-calidad. La plaza de Zumbahua presenta una gran variedad gastronómica para los visitantes. Como sucede a lo largo y ancho de toda la sierra ecuatoriana, durante la noche, desciende abruptamente la temperatura.

Leandro Blanco Pighi

@viajero_intermitente

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *