Castillo de Vianden

Viaje a la Edad Media desde Luxemburgo

Caminar por construcciones de más de mil años de antigüedad seduce a cualquier curioso. Vení, vamos de paseo al Castillo de Vianden, ubicado al noreste de Luxemburgo.

Desde la calle Val Fleuri, por el área de Rollingergrund, el mapa muestra casi cincuenta kilómetros para llegar a destino. Atrae mucho la alternativa de hacer autostop por primera vez en el Gran Ducado de Luxemburgo.

Después de caminar por el Balcón más bello de Europa –como se lo conoce al casco histórico de la ciudad de Luxemburgo–, el colectivo número 11 es el encargado de conducir hacia las afueras de la capital. Rumbo al noreste de este pequeño país.

El Balcón Más Lindo de Europa
Luxemburgo, conocido como El Balcón Más Lindo de Europa

Rodeada de verde, se abre paso la ruta número 7. La banquina es el sitio elegido para esperar que algún conductor se detenga. Menos de diez minutos fueron suficientes para que Vivek –un español decidido a salir a dar la vuelta al mundo–, detenga su coche. Después de treinta y dos kilómetros de una interesante charla, la localidad de Ettelbruck culminó con el aventón.

El trayecto desde Ettelbruck hacia Ingeldorf, bajo una apacible llovizna, fue muy divertido. El corto lapso de viaje se redujo a risas y a repetir Santé, Maradona, Santé (salud en francés). Más allá de las diferencias idiomáticas, el conductor oriundo de Montenegro relacionó Argentina con su embajador deportivo más famoso y generó un brindis imaginario en su honor.

Antes de poder parpadear, una camioneta se encontraba a un costado de la carretera con las luces intermitentes encendidas. La localidad de Diekirch –famosa por su homónima fábrica de cerveza–, ya es un hecho. La caminata a orillas del río Sûre, disfrutando del aroma campestre de la zona, llevó hacia la ruta de salida del poblado.

Tomado por sorpresa, el chofer del autobús acudió a la señal de autostop abriendo la puerta trasera del vehículo. Ya no habría más escalas.

Bienvenidos a Vianden.

La Medieval Vianden
El Castillo de Vianden saluda al pueblo desde la colina

El pueblo parece estar suspendido en el tiempo. Las construcciones son de otro siglo. Calles empedradas a pura pendiente, coronadas con el magnífico castillo en lo alto de una colina. El sol ilumina las torres y la muralla. La escena medieval se pasea por el romántico valle entre tiendas de suvenires turísticos, bares y museos.

Al terminar de recorrer la cuesta, se encuenta el ingreso al castillo-museo de Vianden. Una obra fascinante de la arquitectura del siglo XI. Un sitio capaz de transportarte mentalmente hacia la Edad Media, intentando imaginar y comprender el estilo de vida de aquella época.

Una angosta callejuela y el aroma a café, invitan a tomar asiento. Saboreando la magnificencia de este pedacito de Europa, escapado de un cuento. Sí, de esos de hadas, dragones y princesas.

Viajero Intermitente en Vianden
Disfrutando de esta ventana medieval

¿Cómo Llegar? Desde la ciudad de Luxemburgo –si no está en los planes hacer dedo–, es muy sencillo. Será necesario primero tomar el tren en dirección norte, hasta la localidad de Ettelbruck y después el autobús número 570, que finaliza su recorrido en Vianden.

Ticket de ingreso al Castillo: 7 Euros

Castillo de Vianden
La figura del castillo es imponente

Leandro Blanco Pighi

@viajero_intermitente

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 comentario